El verano se erige como uno de los periodos en los que más compraventas se producen, tanto para residencias habituales como para segundas viviendas. A continuación analizamos siete claves para adquirir un inmueble rápidamente durante esta época del año.

  1. Ubicación. Esta época del año permite conocer la cantidad de luz total que recibe una vivienda, la temperatura a la que se somete y la situación vecinal en la que se encuentra.
  2. Financiación. Hay que conocer la situación de los tipos de interés y valorar si merece la pena tener en cuenta su futuro incremento y no posponer la compra.
  3. Criterios de selección. Hay que ser honestos y tener claro qué es lo que se quiere comprar. Para ello, es interesante enumerar los servicios y detalles con los que nos gustaría que contase la vivienda y, si damos con ella, elegirla.
  4. Precio. El mercado de la vivienda fluctúa, por lo que no hay que estar pendiente al 100% del precio inicial de venta del inmueble, ya que este puede variar rápidamente.
  5. Agente inmobiliario. Contar con un profesional curtido en el mercado de verano permitirá analizar con claridad los pros y los contras de cada inmueble.
  6. Valorar otro calendario. Si no se encuentra el inmueble que se busca es importante no perder la calma y tener presente que durante el resto del año surgirán nuevas oportunidades en el mercado.