La Agencia Tributaria está dispuesta a castigar a aquellos contribuyentes que no declaren en el IRPF los ingresos obtenidos por el alquiler de viviendas. Y, ¿cómo? Impidiendo que se apliquen la reducción del 60% aplicable sobre los rendimientos obtenidos. O, dicho de otro modo, va a impedir que pueden tributar sólo por el 40% de los rendimientos obtenidos.

José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, asegura que el primer paso en esta dirección lo ha dado el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC). Pero, además, podrá ser sancionado una vez se dicte la liquidación que regulariza su situación.